Go to the top
Soluntia-fondo-strategy-solutions
ID: 787
19
Nov
2009

Articulo de Investigación: Consultores en Red (UPV, Universidad Politécnica de Valencia)

Tiempo de lectura estimado: 17 minutos, 38 segundos

Etiquetas: Artículo, Consultoría, Investigación, Soluntia, UPV

Categorías: Consultoría, I+D+i, Universidad

Comparte este artículo:   

Tecnologías de futuro en tiempos de incertidumbre I Congreso Iberoamericano SOCOTE – Soporte al Conocimiento con la Tecnología – VI Congreso SOCOTE Universidad Politécnica de Valencia, 13-14 Noviembre 2009 

El Proyecto Soluntia:

primera empresa en red de consultores

Miguel Ángel Sillero Palma1 , Hermenegildo Gil Gómez2 1 Consultor Integración de Tecnologías de la Información para Organizaciones Universidad Politécnica de Valencia, Gestor de Investigación, Desarrollo y Innovación por la Universidad de  Granada. CEO y fundador de Soluntia miguelangelsillero@gmail.com 2 Dr. Ingeniero de Telecomunicación. ETSI Telecomunicación, Departamento de Organización de Empresas, Profesor Titular en la Universidad Politécnica de Valencia, Camino de Vera, s/n 46022. Valencia, España. hgilgom@omp.upv.es Resumen La pequeña y mediana empresa ha demostrado ser el autentico motor de la economía, el desplome de este tipo de organización, ha provocado una de las mayores debacles económicas vividas en este ultimo siglo. El aumento de la eficacia, eficiencia e innovación en este tipo de empresas esta demostrando ser el autentico salvavidas de muchas de ellas. La inversión y un Staff de apoyo en; tecnologías de la información, comunicaciones, innovación e investigación es fundamental para la recuperación de un tejido que ofrece una rápida adaptabilidad al cambio y reforma constante. Una de las principales causas de la poca inversión, en las líneas de actuación mencionadas, es la imposibilidad de contar con un departamento, o personal especializado que se encargue de un pilar básico dentro del funcionamiento de nuestra empresa. Es necesario dar la facilidad a empresas y organizaciones, de contar con personal altamente cualificado, sin unos elevados costos fijos, proporcionando un equipo de profesionales con servicios ad-hoc y una serie de servicios en las disciplinas mencionadas. Palabras clave: Consultor, innovación, desarrollo, eficacia, eficiencia, competitividad

Desde la Revolución Industrial hasta la Revolución Tecnológica

En la segunda mitad del s. XVIII se produjo el primero de los grandes cambios en el orden mundial; las sucesivas crisis y las hambrunas provocaron un revulsivo que termino en el movimiento social/económico más importante de la historia contemporánea: La Revolución Industrial, las viejas formas de producción de sistemas feudales y del antiguo régimen fueron suprimidas en pro de la modernidad y el cambio, solo los que apostaron por la maquina de vapor o las sucesivas y distintas innovaciones del momento, los que fueron capaces de sobrevivir al cambio, crearon empresas que aún en nuestros días lideran el mercado global. Estamos en la misma situación, con igual o mayor intensidad que entonces, una de las máximas económicas; “inversiones beneficiosas pasadas no garantizan rentabilidades futuras”, un ejemplo más que notable es el del ladrillo, pasaran muchos años antes de que se pueda producir otra situación como la que hemos podido vivir de especulación y burbuja. El mundo esta cambiando y necesita guías en una mejora continua. Si nos remontamos poco más en la historia, un par de siglos atrás, el primer pilar de la nueva civilización moderna fueron dos principalmente: –       El cambio en los procesos de producción y comunicación (física), el ferrocarril y uso de motores a base combustión fósil, que sustituyo al tiro animal, e hizo que lugares por remotos que fueran, tuvieran acceso, –       Y la producción en serie y en cadena, proporciono unos costes más reducidos que la manufactura artesanal. Estos dos macro detalles cambiaron todo lo conocido hasta entonces. Si trasladamos eso a nuestro tiempo tenemos una nueva situación revolucionaria. Las Tecnologías de la Información y las Comunicaciones, son el pilar fundamental que se esta creando en la sociedad del próximo siglo, se esta produciendo la que denominamos virtualización del mundo conocido, se trata de   La Revolución Digital. Alguien tiene que liderar ese cambio, se necesitan los arquitectos de una nueva economía basada en la tecnología, el Know How, la investigación, la innovación, la normativa, calidad de procesos y proyectos, la orientación al cambio, la sutura de la brecha digital social y/o empresarial.

2.    Situación actual en la Empresa y Organizaciones

El panorama actual de la empresa no es nada halagüeño. Crisis: es la palabra más repetida hasta la saciedad, mientras que se trabaja en pro de los cambios de modelo productivo, innovación, desarrollo… son los pilares de lo que se ha llamado la nueva economía, pero veamos datos más objetivamente (INE, 2009): – El gasto en innovación tecnológica crece un 9,4% en 2007 y alcanza los 18.095 millones de euros y alcanzó el 1,9% de la cifra de negocios de las empresascon actividades para la innovación. Entre las actividades innovadoras destacaron las de I+D, interna o externa (que representaron el 55,0% del total de gasto en actividades para la innovación) y la adquisición de maquinaria, equipo y software para innovación (31,6%). – El 23,5% de las empresas españolas de 10 o más asalariados fueron innovadoras de producto o proceso en el periodo 2005-2007. – Las comunidades autónomas que realizan mayores gastos en actividades de innovación tecnológica en el año 2007 son Comunidad de Madrid, Cataluña y País Vasco. – Región de Murcia, Castilla y León y Andalucía son las comunidades autónomas que presentan mayores tasas de crecimiento en el gasto en innovación. – El 23,5% de las empresas españolas fueron innovadoras de producto o proceso en el periodo 2005-2007. Este porcentaje se eleva al 25,9% si adicionalmente se consideran las empresas con innovaciones en curso o no exitosas. – Las actividades para la innovación tecnológica constituyen el conjunto de actividades que conducen al desarrollo o introducción de innovaciones tecnológicas. Incluyen las siguientes siete actividades (INE, 2009):

  • Investigación científica y desarrollo tecnológico (I+D interna)
  • Adquisición de I+D (I+D externa)
  • Adquisición de maquinaria, equipos y software
  • Adquisición de otros conocimientos externos
  • Formación
  • Introducción de innovaciones en el mercado
  • Otros preparativos para producción y/o distribución

3.    Consultores en Tecnologías de la Información y situación actual.

Pese a la oposición política y sindical se impone de forma galopante el trabajo por proyectos o por tiempo determinado, las empresas quieren poca o nula relación social subsidiaria con el trabajador, pero gran parte de ellas están dispuestas a pagar la demasía que ello supone en pro de una buena calidad de prestaciones y en el control de gastos, las relaciones contractuales indefinidas cada vez son más limitadas y cuentan con una peor valoración en la PYME, por el elevado coste del mantenimiento y finalización de servicios de personal especifico.   En esta línea los profesionales de las tecnologías de la información tienen la posibilidad y obligación de liderar el cambio de ciclo. Hay que definir la oferta en un grupo o grupos para encontrarnos con una serie de características diferenciales: profesional, homogéneo, cohesionado, centralizado, organizado y multidisciplinar, bien sea para sectores públicos y/o privados, negociando unas condiciones que dignifiquen como profesionales y proporcionen una continuidad dentro del mercado, porque nuestra penetración en el sistema como Consultor Tecnológico es gratuita, mal utilizada y confundida, aportando unas posibles connotaciones negativas, como puede ser la de ‘Informáticos’ atribuidas a todo aquel que se acerque a un ordenador, indiscriminadamente sea cual sea su formación, conocimiento o capacitación profesional. Son errores del pasado reciente, de una falta de regulación, del propio gremio, frente a otros que cuentan con una trayectoria desde hace cientos de años (Ej. Arquitectos). Conseguir la agrupación de los profesionales Freelance y Autónomos de consultoría en tecnologías de la información y comunicación, bien sea en clusters, empresas formadas por ellos y/o futuros colegios oficiales evitará los problemas derivados de otras disciplinas que no contaron con el suficiente apoyo o iniciativa para su demarcación. La creación de nuevas profesiones en torno a las TIC’s y la llamada ‘Nueva Economía’ exige un esfuerzo por administraciones publicas y gremios profesionales que han de finalizar en el reconocimiento de iniciativas ya en funcionamiento que aportan sustancial estandarización del sistema (Ej. EUCIP – European Certification of Informatics Professionals) pero que necesita del reconocimiento de la administración para una correcta evolución profesional dentro del mercado. Los consultores en tecnologías de la información necesitan estar agrupados, para tener fuerza y poder estandarizar los procesos de transmisión de conocimiento a las organizaciones. Necesitan sólidas uniones, frente a administraciones públicas, colectivos de empresas y organizaciones. El objetivo principal se da especialmente en aquellos entes que necesitan de tecnología y que están dirigidas por generaciones ‘No digitales’, cuya capacidad de decisión dentro del ámbito que nos ocupa, puede ser nulo, limitado y/o equivocado, en parte de las estrategias desarrolladas en pro de la mejora continua e innovaciones en la empresa,

4.    Estructuras de trabajo recomendables para Consultores

Los consultores en tecnologías de la información necesitan estar agrupados, como marca proveedora de consultoría, bien sea asociado, en empresa (normal o mixta) y/o cooperativo, que englobe a la máxima cantidad de socios y con un objetivo común, ‘las TIC’, siendo un referente en el entorno empresarial y organismos: –       Asociación: la posibilidad de crear o unirnos con una asociación, para que la misma lleve las negociaciones con las administraciones y la fuerza social, y una empresa privada, donde podrían estar representados todos los afiliados, que sea la que opte por las propuestas elaboradas por la propia asociación. Otra posibilidad es centrarlo todo en ser un ente privado y hacer de lobby en determinadas cuestiones puntuales.   –       Empresa: puede ir muy ligado al régimen asociativo, donde nacen gran parte de propuestas, sin olvidar el cariz privado de dicho ente, cuando hablamos de una empresa normal privada. El funcionamiento de dicha organización es como el de cualquier otra empresa; con la particularidad que debido a su naturaleza laboral, ha de ser muy cercana a las fuentes de conocimiento, beber de ellas e incluso generar contenido en las mismas. Algunas de estas empresas se pueden formar entre administración, universidad, otros organismos y empresas (mixtas), dando lugar a dinámicas muy interesantes en el terreno productivo, ya que en el caso de grupos de investigación o de generación de conocimiento cerrados, wa muy difícil migrar ese conocimiento de forma activa, con la transferencia a la sociedad;(o tejido productivo en nuestro caso) siendo más limitado, lento y ocasiones sin repercusión, aún siendo trabajos y desarrollos de alta calidad. Otra opción como una capacidad de crecimiento más limitada es la marca propia. –       Cooperativo: comprendido como entidad jurídica o no, seria una interesante forma de plantear, pero la falta de cultura en este tipo de empresas esta de identidad, se limita más a lo social (en clusters etc.) mas que a lo realmente empresarial, aunque este tipo de opción sea muy interesante. Posiblemente venga de la mano de empresas de consultoría y conocimiento, más cercanas al software libre y de este tipo de conceptos. En concreto es más una necesidad que una obligación, puesto que con la marca personal o de empresa, es difícil optar a gran parte de las opciones que ofrece este mercado en la Administración Estatal o Supra-Nacional (ej. concursos públicos), o/y contratos con empresas de mayor rango, que si optan a ellos por volumen de negocio, pero no cuentan con dispersión geográfica que facilite el éxito de un proyecto sin el sobrecargo puntual de personal.

Aplicación Práctica:

Una red de consultores – Soluntia

Todo ello nos encamina, en el 2007, a tomar la determinación de trabajar en las líneas de un nuevo proyecto denominado SOLUNTIA. Dicha iniciativa se plantea espontáneamente entre algunos consultores que buscan satisfacer necesidades fundamentales, dichas necesidades se planteaban a medida que realizaban los estudios de Consultor en Integración de Tecnologías de la Información en las Organizaciones, dentro del Grupo de Investigación de Integración de la Tecnologías de la Información en las Organizaciones del Departamento de Organización de Empresas, de la Universidad Politécnica de Valencia. Dicha iniciativa lleva a emprender reuniones, para poner en orden muchos de los conceptos que tradicionalmente preocupan a un consultor y al cliente del mismo… ¿Quién hay detrás de ti?, por bueno que sea, el no pertenecer a la elite consultiva, conlleva una serie de connotaciones que asume Soluntia: búsqueda de proyectos comunes en la consultoría micro dispersa, servicios de consultoría, auditoría y servicios a otras empresas y organismos etc.

Financiación, el combustible de un proyecto

Tras varias reuniones definiendo las necesidades económicas que tendría una empresa de este tipo, sobre todo en sus dos primeros años de vida, se preparó una presentación informativa de la misma y se expuso a dos posibles inversores. Una Business Angel y una empresa privada con marcada carga tecnológica. La necesidad de financiación, era imprescindible para comenzar dicho proyecto, debido a las inversiones que se estaban realizando y a las debían de realizarse. –          El Business Angel ofreció unas condiciones muy poco rentables para el proyecto resultante, dado a que la financiación la aportaban ellos en un 75 %, el resultante a los dos años de la creación de la empresa, se quedaban con la totalidad de la misma, a cambio de una pequeña, que poco más que cubría el 25 % que aportábamos el resto de socios en inicio. –          La empresa privada, tras la presentación, exigió un producto o servicio que comercializar, para aportar económicamente la cantidad necesaria económica para arrancar Soluntia. La base de ideas, conocimiento y Know How le parecían bien, pero querían proyectos firmados antes de empezar… evidentemente con proyectos ya firmados, existirían fuentes de financiación y no hubiéramos necesitado ningún tipo de socio- financiero, así que la negociación fracaso también. Estos dos tropezones dieron lugar a que el proyecto de Soluntia, estuviera a punto de fallecer antes de nacer, pero en un congreso en la ciudad de Antequera en una conversación tras el mismo, surgieron dos profesionales dispuestos a invertir, pero como formula de auto empleo. Eso provoco un cambio radical en el enfoque organizativo de cómo se planteaba Soluntia, que siempre había planteado en su Know How un planteamiento horizontal del sistema organizativo. Aunque dentro de los planteamientos iniciales, la idea de la compra de la licencia directamente por un profesional de reconocido prestigio en su zona, no se había abandonado del todo, si es cierto, que al notar un interés palpable de inversores, el proyecto, se había desviado del rumbo. El tema financiero ya no era un problema para la creación de Soluntia, ya que vendría de los propios asociados que se incorporaran al proyecto. La propia estructura de trabajo aportaría económicamente una cantidad que proporcionalmente, ayudaría a la creación de la consultora, con la ventaja de formar parte accionarialmente de la propia organización como consultor y como asociado.

Desarrollo de portfolio de producto

Vender la idea de ‘consultora’ es muy extenso y focaliza poco en un mercado estructurado y especializado. Las líneas maestras principales serían: –       Focalizar en un mercado PYME que facilitara el trabajo en una estructura micro-dispersa. –       Concentrarse en labores de consultoría en este target, tan poco acostumbrado en su conjunto al uso de servicios de esta índole y facilitando la doble circulación de información, demanda y servicios entre los actores antes mencionados. –       En el caso de necesitar una cartera de producto, la elección será acorde con las necesidades del objetivo potencial y de una forma personalizada, cediendo la personalización de dicho producto al consultor. Una vez definidas las directrices de servicios y producto, dentro de las mismas se definen las principales líneas de actuación consultiva, que son: –       Tecnologías de la Información y las Comunicaciones, –       Diseño Imagen y Web –       Desarrollo de Negocio, –       Formación y Orientación al Cambio, –       Normativa Organizativa y de Calidad, –       Ayuda a la Innovación e investigación, –       y otros cometidos afines. Estas divisiones darán lugar a productos terminados y estandarizados, con la facilidad de la duplicidad por la semejanza de usuarios finales y la consecuente adaptación de dichos productos al usuario. Una vez terminado el proceso del desarrollo de un producto este pasa a un almacén de soluciones definidas y parametrizadas, al cual tiene acceso toda la red de consultores, aportando un margen competitivo en sus operaciones, aportando vida, crecimiento y sectorización a dicho elemento. La parte de servicio y producto nunca se mezclan, ya que existen varias vias de actuación frente a un usuario: –       Servicio de consultoría –       Servicio de consultoría y desarrollo a medida –       Servicio de consultoría y producto de ‘almacén de soluciones’ –       Servicio de consultoría a terceros –       Servicio de consultoría con producto de terceros –       Servicio de consultoría y transmisión de conocimiento y/o productos de Universidad a Empresa –       Servicio de consultoría de necesidad de empresa a Universidad y producto resultante La base del planteamiento es la rápida difusión de dichos contenidos en la doble vía antes mencionada.

Presente y futuro del proyecto Soluntia

Actualmente Soluntia ya es una realidad, y se compone de delegaciones firmadas y en funcionamiento en Granada, Huelva, Málaga y Sevilla, siendo Granada y el Campus Tecnológico su centro neurálgico y sede de la empresa. Por otro lado, para el Sur de America se cuenta con sede propia en Sao Paulo (Brasil), subcentral que se encargará de dar cobertura al exponencial crecimiento del subcontinente americano y a las negociaciones de consultores interesados en el proyecto de Colombia y México. Además de los puntos operativos, dentro de la organización hay 140 solicitudes de información e interesados en participar de Soluntia. Tal avalancha de peticiones viene dada de la campaña de lanzamiento que inicio a finales del mes de septiembre y octubre, que se realizo con las siguientes acciones (SOLUNTIA, 2009): –       Presentación de la empresa en SIMO NETWORK 2009 (Con la difusión de cuatro consultores que informaban de igual a igual de las ventajas, beneficios y obligaciones de formar parte de Soluntia) –       Campaña de lanzamiento en Televisión en la cadena Intereconomía (En el programa ‘Capital’ en la apertura de mercados, una de las franjas horarias más vista por los gerentes de empresa españoles) –       Difusión en Redes Sociales y profesionales de Soluntia (La dispersión de los consultores facilita el eco de la iniciativa) –       Presentación en todos los Organismos Públicos que tienen como fin las TIC. A medio plazo Soluntia se dispone a seguir consiguiendo las plazas necesarias para ofertar su servicio en la Península Ibérica, Centro y Sur de América. Se quiere rentabilizar el potenciar las tecnologías de la información en lenguas latinas; Español, Portugués y lenguas latinas en general, por la idiosincrasia similar que se encuentra entre sus gentes y culturas, dando un significado menos Sajón al concepto pero nunca exclusivo, ya que en un futuro inmediato, después de tener peso especifico en el planteamiento inicial, se pretende afrontar otros mercados como el resto de Europa, Norte América, Asia y Oceanía. La forma de afrontar dicho mercados sería la misma, que la utilizada en Sur de América, un socio estratégico de la zona que se integre dentro de la matriz original y delegado del desarrollo de la estructura de información a futuros Solunters (Consultores de Soluntia), el trabajo de campo inicial y la búsqueda de nuevos clientes potenciales. Como cualquier red, el crecimiento de la misma es exponencial y los impulsos que están llegando en estos primeros días de funcionamiento, en muchas ocasiones muy superiores a las mejores previsiones del proyecto.

Referencias

INE (2008): .- Instituto nacional de estadística. Innovación Tecnológica en las Empresas 2007 (ed 12/2008) INE (2009).- Instituto nacional de estadística. Indicadores del sector de alta tecnología2007 (ed 04/2009) EUROSTAT.- Statistical Office of the European Communities I+D 2007 SOLUNTIA (2009).-

Descárgate la Investigación Sobre Consultoría y Consultores Publicada en el Primer Congreso Iberoamericano de Soporte al Conocimiento con la Tecnología El Proyecto Soluntia_ primera empresa en Red de consultores

Gracias por compartir

Comparte este artículo:   

Leave a Comment

*

Would you work on your project? ... Let's talk: