Go to the top
ID: 272
22
Mar
2014

Caso de Empresa Innovadora: Heinz

Tiempo de lectura estimado: 3 minutos, 34 segundos

Etiquetas: Empresa, Estrategia, Heinz, Industrial, Innovación, Ketchup, Marca, Modelo, Negocio

Categorías: Estrategia, I+D+i

Comparte este artículo:   
Henry John Heinz (Fuente Wikimedia)

Henry John Heinz (Fuente Wikimedia)

John Heinz (11 de Octubre 1844) fue el niño prodigio estadounidense de los vegetales, pionero y revolucionario en la industria de la conserva, primero los Estados Unidos y posteriormente a nivel mundial. Aunque lo inventaron lo chinos (otra vez), en la actualidad es considerado el Rey del Ketchup, con hasta el 98 % de la venta en USA de dicha salsa.

De padres emigrantes alemanes, afincados en Pittsburgh capital del acero en Estados Unidos y dedicados a la fabricación de ladrillos… Henry Heinz se convirtió en un precoz empresario y levanto su negocio con tan solo 15 años. Comenzó con la venta de rábanos picantes que elaboraba su madre, Anna Margaretha Heinz, de forma artesanal, el negocio creció de una manera rápida y se alió con un algún socio y amigo local… por desgracia todo el negocio se arruinó en la crisis financiera del 1875 dejando unas grandes perdidas y  sumidole en una depresión durante meses.

Pero pronto empezó de nuevo con su familia, gracias a unos ahorros de la madre con los que volvieron a levantar junto a su hermano y un primo el mismo negocio de fabricación con el nombre de HJ Heinz Co, con energía renovada y una capacidad de innovación constante, entre algunas de las novedades que incluyeron nos encontramos:

  • Producto de altísima calidad
    La estrella de todos los Ketchup, Heinz

    La estrella de todos los Ketchup,           Tomato Ketchup Heinz

  • Su competencia era la propia ama de casa
  • Desarrollo de mercadotecnia más importante de la época (Envases, Varieties 57, coloco el primer neón en USA…)
  • Muestra de prueba de producto para degustación en tienda a los posibles clientes de encurtidos y salsas
  • Resistencia a la incorporación de químicos artificiales en su cartera de producto, por tanto su laboratorio siempre fue anticuado, prefería invertir en la mejor materia
  • El fomento de la higiene y calidad en los procesos de la producción le llevaron Incluso a poner en Jake al país y a la industria, obligando a crear leyes de seguridad alimentaria
  • Sus empleados recibían ventajas (el Google de la época) se duchaban en la propia empresa, recibían utillaje limpio todos los días e incluso sus empleados tienen acceso a la manicura, terrazas para las pausas, pero no permite los sindicatos
  • Vigilancia y control de su competencia, se dice incluso que compro todas la botellas de la ciudad de Pittsburgh y las hizo desaparecer para quedarse con el mayor margen de venta de producto frente a sus competidores
  • Valoración de la empresa en su conjunto, por lo cual incluso despidió a su propio hermano y socio por falta de esfuerzo, quedando se con sus acciones, y convirtiéndose en propietario finalmente de parte de Heinz.
HEINZ 57, el numero de salsas en un momento de inspiración...

HEINZ 57, el numero de salsas en un momento de inspiración…

El 57, identidad de marca por excelencia de la empresa de salsas, es fruto de una curiosidad. En uno de sus muchos viajes en tren, tras ver una valla publicitaria de una empresa de zapatos leyó;   «23  es el numero de modelos de zapatos para nuestros clientes«, casualmente esto le encanto y pensó mentalmente de cuantas variedades de producto disponía, llegando erroneamente al numero de 57, a pesar de ello le gusto y aunque tenia muchas más variedades en sus cartera se mantiene desde entonces en alguna de sus especialidades, puede ser uno de los casos de Benchmarking más interesantes.

Es el resumen de la vida de un empresario, que comenzó como emprendedor y el 14 de mayo de 1919 murió. dejando una de las empresas referencia mundiales en el mundo de la conserva en manos de su hijo Howard.

Ya en la actualidad, en febrero del 2013, Heinz fue adquirida por la firma de inversiones de multimillonario Warren Buffett (Berkshire Hathaway) y Capital (fondo de inversión Brasileño) por la impresionante cifra de 28.000 millones de dólares, quedando en sus manos un patrimonio empresarial de 145 años y tal como afirmaba en propio Warren «productos sabrosos», esto ultimo no sabemos si lo decía por su sabor o la rentabilidad que esperaba sacar de ellos.

Gracias por compartir

Comparte este artículo:   

Leave a Comment

*

Would you work on your project? ... Let's talk: